lunes, 30 de septiembre de 2013

Frentes abiertos



Parece que ya empezamos con los lunes infernales, ¿este año cuántas series se nos van a acumular los lunes? De todas formas, es más que probable que esta noche, en cuanto termine con los deberes del día, me vaya a mi sofá, me prepare una copa de vino y me ponga con la quinta temporada de The Good Wife. Recién sacadita del horno (hoy, el mundo se va a dividir entre los que verán Breaking Bad y los que veremos a la no tan buena esposa, Revenge y Downton Abbey tendrán que esperar).


Puede que ya lo haya comentado alguna vez, pero lo repito, es la primera serie que veo mientras está en emisión. Quién me iba a decir a mí que iba a ser tan fan de una obra de la CBS. Pero es que esta serie no parece de un canal en abierto. Esta serie es otra cosa: tan adulta, tan elegante, tan divertida, tan loca y tan humana...


De cara a la nueva temporada tenemos varios frentes abiertos. Anoche estuve viendo el último episodio de la cuarta temporada para refrescarme la memoria (ha sido una delicia, ¡qué buena es esta serie!) y ahora os la refresco yo a vosotros. Y cuidado, que vienen spoilers.
¿Sabremos algún día qué pasó o la trama
desapareció de la faz de la tierra?


Empecemos por Jackie Florrick y su enfermero, que no tienen ninguna intención de separarse a pesar de las amenazas veladas y el cheque que su Peter le dio a este para que desapareciera del mapa. La señora está mayor y ya hemos visto que se le va la cabeza. El cuidador es un hombre listo. Mucha atención.


Después tenemos a Cary Agos y los abogados disidentes, que van a montar su propio bufete con el respaldo económico de Collin Sweeney. Nunca un "I'm in" sonó tan bien como el que Alicia le dio a su colega. Esto promete fuegos artificiales. Y aún no sabemos si se les unirá Robyn, la nueva investigadora, o Kalinda.


Si Alicia se va con Cary, Diane y Will siguen adelante con Lockhart & Gardner, pero a pesar del aparente buen momento de la firma después de las tempestades de la temporada, la tormenta vuelve a asomar, y esta vez será más fuerte que nunca. Si Diane se hace con la judicatura, ¿qué será del bufete?
Otro de los puntos fuertes de la serie: los secundarios.


Y como la vida de Alicia es un complicado entramado entre lo profesional y lo personal, tendrá que lidiar con Will como exjefe, contrincante en el juzgado y amante "abandonado". Además, Will sabe que Peter Florrick ha ganado las elecciones de forma no demasiado honrada... Porque, efectivamente, Peter ya es gobernador de Illinois y tiene a su familia a su lado. Pero sus manos no están limpias, así que ya veremos cómo discurre su mandato y cuánto le dura la alegría.


Tengo muchas ganas de que vuelva la serie. Supongo que, como viene siendo habitual, empezará poquito a poco, poniendo una pieza tras otra, discretamente, ocultas bajo los destellos de los casos semanales, que serán tan locos como siempre (aunque me da la impresión de que no son tan absurdos como llegaron a ser algunos de las primeras temporadas, ¿verdad?). La gente se quejará de que no pasa nada, de que todo es muy lento y, cuando quieran darse cuenta, llegará el momento culmen en el que todo encaja y las tramas les explotarán en la cara... Ayyyy, no puedo esperar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Dudas, comentarios, sugerencias? Tu opinión siempre es bienvenida.